Atención al Cliente
Lunes - Sábado: 8AM - 7PM
Contáctenos
Suiza + 4 179 107 6356 Colombia + 57 320 8750 721
Cómo tu pasado maneja tu presente (y qué puedes hacer al respecto) por Andy Hunt, Master de EFT, © 2019 Andy Hunt, Practical Wellbeing LLP

Cómo tu pasado maneja tu presente (y qué puedes hacer al respecto)

por Andy Hunt, Master de EFT, © 2019 Andy Hunt, Practical Wellbeing LLP

EFT / Tapping es una maravillosa herramienta de autoayuda. Puedes usarla para calmar las emociones difíciles y aliviar los recuerdos dolorosos.

Es tan buena, que puedes llegar a pensar que con solo hacer tapping en los síntomas de tu problema, obtendrás una rápida solución.

Desafortunadamente, no funciona de esa manera.

En una búsqueda rápida por Internet, encontrarás una multitud de guiones de tapping o vídeos que ofrecen guiarte en una sesión para trabajar con tu problema. Sin embargo, mientras hacer tapping puede calmar la angustia del momento, lo más probable es que esos viejos sentimientos surjan de nuevo.

Trabajar solo la sintomatología es como cortar las hojas de un árbol. Si el tronco del árbol está intacto, las hojas pueden volver a crecer con facilidad. Si no trabajamos en el tronco y las raíces, entonces avanzaremos muy lentamente.

Un ejemplo

Imaginemos a alguien llamada Annie.

Annie ahora tiene más de treinta años y ha tenido la incómoda sensación de que no la quieren desde que tiene memoria.

Aunque está en una relación a largo plazo con una pareja amorosa, a menudo imagina que está a punto de perderlo por alguien que es “mejor” que ella. A pesar de su evidente amor por ella, a ella le resulta difícil aceptar que él la ama y que la relación durará.

Ella se esfuerza por ocultar sus miedos y complacerlo. Ella lo pone en primer lugar para asegurarse de mantener sus afectos.

Pero, incluso cuando las cosas van bien, siente una profunda inquietud acerca de su relación y cuánto durará.

Imaginemos que descubre el tapping y la rapidez con la que puede calmar sus estados emocionales incómodos. Ella mira bastantes videos de YouTube y lee muchos artículos, esperanzada que es posible salir de su angustia con tapping.

Desafortunadamente, resulta que las guias y los guiones de tapping que parecen ajustarse a su situación solo le dan un alivio temporal. A veces, parecen empeorar las cosas al ponerla en contacto con algunas emociones dolorosas que preferiría no sentir.

Para entender por qué el método del guion no está ayudando, necesitamos alejarnos de los síntomas y buscar las causas fundamentales.

Volvamos en el tiempo a la infancia de Annie.

A primera vista, parece una buena infancia en un hogar amoroso normal. Annie fue la primera hija de una pareja que quería desesperadamente un niño. Su decepción inicial de concebir una niña pronto pasó y sus padres la cuidaron y la amaron.

Cuando Annie tenía cuatro años, su madre quedó embarazada de su segundo hijo, un varón. Los padres de Annie estaban encantados de tener al niño que tanto habían esperado.

Cuando nació su hermano, Annie dejó de ser el centro de atención. El niño se convirtió en la niña de los ojos de sus padres. Era mimado y consentido y Annie perdió su lugar como la receptora de toda la atención y amor de sus padres.

Después de un tiempo, Annie comenzó a darse cuenta que el centro de atención no volvería a ella y que ni siquiera podría compartirlo con su hermano.

Sus padres adoraban a su hermano, el cual obtuvo toda la atención y todo lo que quería. Annie fue dejada a un lado, fue solo cuidada, pero ella logró arreglárselas con las migajas de amor y  atención que sus padres le daban.

Todos los niños necesitan atención, por lo que Annie comenzó a buscar formas de obtener lo que necesitaba. En la superficie, trató de ser buena para hacer que su madre y su padre la amaran nuevamente, por debajo estaba enojada con ellos y con su hermano.

Con un agudo sentido de lo que es justo e injusto, a la niña le molestó todo el amor y la atención que recibió su hermano. Pronto descubrió que no era seguro comunicar esto a sus padres. Expresar su ira y resentimiento condujeron a regaños, vergüenza e incluso menos atención. Aprendió a guardar esos sentimientos para sí misma.

Con el tiempo, Annie comenzó a sentirse más sola, temerosa del abandono completo, descuidada, enojada y resentida. Como no podía expresarlo, escondió esos sentimientos de sus padres e incluso de sí misma.

Comenzó a pensar que no la querían, que incluso cuando la quisieran, lo podría perder en cualquier momento. Concluyó que otras personas obtuvieron el  amor y la atención y que ella tuvo que arreglárselas con las migajas. Se convirtió en una experta en detectar cuando sus padres se molestaban con ella y trabajó duro para asegurarse de que eso no sucediera.

Estos pensamientos, sentimientos y percepciones se internalizaron como una parte de sí misma que estaba exquisitamente sintonizada con los peligros del rechazo y el abandono. A medida que Annie crecía, esta parte de ella se quedó atrapada dentro de ella con toda su angustia, tratando de la mejor manera posible de ser deseada y querida.

Esa parte más joven de ella se congeló en el tiempo y sigue existiendo atrapada en el estrés y la angustia de esa situación. Esta parte solo sabe cómo actuar de la manera que lo hace y no tiene acceso a los recursos que necesita para poder hacerle frente a la situación de una mejor manera.

¿A qué  nos referimos cuando hablamos de “esa parte más joven”?

Eso depende de a quién se le pregunte.

Las diferentes escuelas de terapia usan terminología diferente. Las partes más jóvenes a veces se conocen como sub personalidades, estados del ego, ecos, esquemas, etc. Las descripciones de estas partes de nosotros mismos también diferirán dependiendo de a quién le pregunte.

Para nuestros propósitos, podemos decir que el “yo más joven” de cuatro años de Annie incluye:

Estrés y angustia

El cóctel emocional doloroso de la joven Annie que se sintió abandonada es la “firma emocional” de ese yo más joven. Esas emociones dolorosas son también la razón que mantienen a la joven Annie sufriendo y en su lugar.

Esas emociones son resistentes al cambio.

Comportamientos

La joven Annie solo puede hacer lo que puede hacer en ese momento. Cuando tienes cuatro años no tienes mucha experiencia en la vida a la que recurrir, Annie solo pudo hacer frente a su situación con lo que podía hacer a esa edad. Nuestras mentes jóvenes adoptan estos comportamientos como la mejor manera de manejar la situación en ese momento. Estos comportamientos persisten en el tiempo como “la única” forma de lidiar con estas situaciones.

Estos patrones de comportamiento son resistentes al cambio.

Creencias

Annie llegó a algunas conclusiones sobre la vida como resultado de esa experiencia. Llegó a la conclusión de que no era deseada, que podía ser abandonada fácilmente y que otras personas eran más importantes que ella. El estrés y la angustia de la situación original sostienen las conclusiones a las que llega el yo más joven, sus creencias y pensamientos.

Esas creencias son resistentes al cambio.

Percepciones

Aprendemos a sobrevivir prestando atención a lo que es importante. La joven Annie se volvió sensible a la posibilidad de abandono o negligencia, prestó mucha atención a las señales verbales y no verbales de las otras personas en su vida para poder maximizar sus posibilidades de obtener algo de amor y atención.

Esos filtros de percepción son resistentes al cambio.

Este yo más joven de Annie está “congelada en el tiempo”, está atrapada en su estrés y angustia. Ella no puede crecer y desarrollarse mientras Annie crece y madura. No puede aprovechar las nuevas habilidades, conocimientos y recursos que Annie pueda adquirir y desarrollar más adelante. Sin importar cuantos años envejezca Annie, la Annie más joven, que teme ser abandonada y se esfuerza por ser deseada, siempre tendrá cuatro años.

Esta historia podría ser aparentemente invisible. Un espectador casual puede ver una familia feliz, una pareja amorosa con un hijo seguro y relajado y una hija tranquila y un poco retraída.

Ahora avancemos hasta el presente.

Aunque está en una relación feliz y sus amigos la quieren mucho, la niña de cuatro años de Annie sigue vigilante y teme al abandono.

Su yo adulto se siente incómodo y no tiene idea por qué. Sin razón, teme que su pareja encuentre a alguien mejor y la abandone. Ella sabe que esto no es cierto, pero su niña interior que teme al abandono, no escuchará (o no podrá) razonar.

Annie sabe que se esfuerza demasiado por complacer, incluso cuando este patrón se vuelve molesto para las personas cercanas a ella, pero ella no puede evitarlo, en algún nivel, el miedo de desagradarlas la aterroriza, tiene que mantenerlas felices.

A veces siente una ira irracional cuando su pareja o amigos parecen estar prestando más atención a otra persona. Pero ella no puede expresar esto y se siente avergonzada de ser, a sus propios ojos, tan estúpida.

Annie siente que su yo adulto maduro ha sido secuestrado por su yo más joven que está siempre reviviendo el pasado.

Por mucho que trabaje en la ira y el resentimiento, siempre parece volver. Cuando trabaja en el sentimiento de no ser querida y deseada, el sentimiento parece desaparecer por un tiempo y luego regresar como si nunca se hubiera trabajado.

Si los videos de YouTube, las guías y los  guiones no funcionan, ¿qué debe hacer ella?

En lugar de trabajar en los síntomas, tiene que buscar alguna forma de encontrar y cambiar las causas de su angustia.

Afortunadamente, hay muchas técnicas de tapping que podrían ayudar a Annie a liberar los efectos que las experiencias pasadas han dejado.

En el estándar EFT, el practicante buscaría las  experiencias de su infancia donde  estas creencias y sentimientos se originaron. Identificar esas experiencias y trabajar en las respectivas memorias. Esto podría deshacer las emociones difíciles  y las creencias limitantes de Annie.

Cuando uno trabaja con la sanación de identidad, el practicante “encuentra” al yo más joven, esa parte de Annie que está experimentando y manejando su angustia, calma a esa niña y le da los recursos que necesita para liberarse. Una vez liberada del estrés y la angustia, ofrecíendole lo que necesita, se invita a su yo más joven a crecer y evolucionar, aprovechando toda la sabiduría y experiencia de Annie obtenida desde que tenía cuatro años.

Aplicando la sanación de identidad, el yo más joven de Annie podría ser calmado, sanado e integrado en su yo adulto.

Annie podría vivir más de su ingenioso yo adulto en lugar de ser secuestrada por su yo más joven.

Si esto suena más complicado que seguir un video o un guión de tapping, ¡tiene razón, lo es!

Sin embargo, los beneficios de este trabajo, si se hace bien, son profundos y pueden cambiar tu vida.

En el mundo real es aún más complicado. En este artículo, Annie solo ha sido afectada por una parte de ella misma. Sin embargo, la mayoría de nosotros estamos deambulando con muchas partes más jóvenes, que luchan por ayudarnos a sobrevivir.

Somos como caleidoscopios andantes de nuestras partes más jovenes, contenidas en un yo adulto. Estas partes están desesperadas por ser escuchadas y sanadas.

¿Cómo puede saber si tu problema es la expresión de un yo más joven?

Si tienes un problema emocional  muy antiguo y te preguntas si tiene raíces profundas, puedes probar este experimento:

En tu imaginación, ponte en esa situación en la que haces lo que haces, piensas lo que piensas o sientes lo que sientes, que sea un problema para ti.

Cuando tengas la “sensación” del problema, hazte esta pregunta:

“¿Cuántos años tiene el “yo” que tiene este problema?”

(La respuesta a la pregunta debe ser una respuesta intuitiva, no la respuesta lógica. Si tiene que pensar o teorizar sobre la respuesta “correcta” a esa pregunta, esa respuesta no será útil).

Si la memoria que obtiene es (mucho) más joven de lo que es ahora, es posible que necesites profundizar más de lo que un guion o video puede ayudarte a resolverlo, también puede que necesites la ayuda de un profesional calificado.

Enlace original: https://identityhealing.com/how-your-past-can-run-your-present-and-what-to-do-about-it/#more-353

¿Qué más puedes hacer al respecto?

En nuestros entrenamientos para desarrollo personal, aprenderás a manejar las técnicas de liberación emocional para trabajar no solo con la sintomatología que un problema pueda presentar, sino también, por medio de guías y ejercicios específicos, ayudarte a identificar esas partes tuyas que se encuentran atrapadas en el espacio/tiempo, y logres aceptarlas por lo que realmente son. Al haber aceptación podrás entrar en la fase de sanación y de cambio.

Este proceso no es de dos o tres semanas, pero sí es algo que, si practicas diariamente y aplicas lo aprendido, podrá cambiar tu vida en unos cuantos meses. A mi personalmente, me ayudó a pasar de ser una víctima de las circunstancias, a ser una creadora, la creadora de mi propia realidad.

Rosa María Rogger
Entrenadora de la EFTMRA de Inglaterra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.